13/1/13

Crítica: La noche más oscura (Zero dark thirty)

CRÍTICAS
ZERO DARK THIRTY
2012, Kathryn Bigelow


Desde que supe de esta película, le cogí una tirria a muerte. Se anunció no mucho después de que el mundo supiera de la operación del ejército estadounidense que dio muerte a su enemigo público principal, Osama Bin Laden. Y los encargados de realizarla serían dos personas a las que desde principios de 2010 tenía un odio infinito por vencer en los óscar con En tierra hostil (película que siempre me pareció bastante regularera) sobre mejores opciones como Malditos bastardos: Mark Boal trabajaría el guion y Kathryn Bigelow lo dirigiría. Siempre pensé que esta película sería un ejercicio de exaltación patriótica con el que glorificar uno de los mayores "logros" de la historia reciente estadounidense, y eso, sencillamente, me provocaba asco. Pero la paciencia es buena consejera y ahora, una vez vista, he de reconocer que me he dado con un canto en los dientes.
La noche más oscura se presenta áspera, sin apenas concesiones dramáticas, una visión periodística y documental exhaustiva acorde a la versión oficial (y resalto estas dos palabras, sobre todo este caso la controversia y el escepticismo no es poco -y aquí un escéptico-, pero no vamos a entrar a lanzar teorías conspiratorias, eso se lo dejamos a Cuarto milenio). La película se muestra alejada (que no ausente) de partidismo, y aún más de americanismo ciego, pero sobre esto hay interpretaciones de todos los colores, hay quienes la consideran un panfleto propagandístico (Heil, Riefenstahl!). A mi juicio, expone unos hechos de manera más o menos neutral (más que menos) y otorga al espectador libertad para juzgarlos. O al menos la suficiente sin que uno se sienta manipulado. No me parece apropiado hablar de propaganda, y menos cuando en el propio seno de la política estadounidense la película ha suscitado la polémica sobre la tortura practicada por la CIA como medio coercitivo para la obtención de información, asunto que ocupa el primer tercio del filme. Ahora, me parece frívolo e imprudente que se levanten ampollas solo por este tema, pero no por una operación de incursión y asesinato a sangre fría sin detención ni juicio, que no solo no se cuestiona, sino que es celebrada por toda una nación. 


Aunque nos desviemos de los puramente cinematográfico, con esto quiero hacer ver que la película escapa de la manipulación en su mayor parte y deja los dilemas éticos al espectador. No hablo en términos absolutos porque lo cierto es que en ocasiones la película ofrece una de cal y otra de arena: unas veces se permite ser crítica (mostrar una entrevista a Obama donde niega la tortura cuando antes hemos asistido a varias escenas donde se practicaba), y otras parece jugar con las cuerdas del títere (arrancar la película con grabaciones reales de llamadas telefónicas durante el atentado del 11/S da la sensación de querer situarnos en un punto de vista determinado con el que podamos justificar las escabrosas escenas que siguen a continuación). A pesar de esto, tengo que reconocer que la película me ha resultado mayoritariamente honesta, y quizás sea su honestidad lo que ha hecho que me sorprenda tanto.
Como decíamos más arriba, esta apuesta por la exposición de hechos, más cercana al documental, apenas cede espacio al drama. La narración solo se interesa, y casi de pasada, por su personaje principal. Sabemos de su dedicación constante y obsesiva por el lógico desarrollo de la historia, pero la película no se focaliza en ello (algo que no considero negativo en absoluto). [ESPÓILER] Pero como consecuencia, sabemos poco de Maya, y su derrumbamiento en el plano final puede resultar algo desubicado, como un último arrebato de preocupación por el personaje, que tras 10 años de entrega profesional (y personal) no sabe qué hacer ni adónde ir, en consonancia a lo ya visto también en En tierra hostil. [FIN de espóiler] Por supuesto, eso no quita que Jessica Chastain se entregue con el personaje al 100%, cuando el guion se lo permite.
En cuanto aspectos más técnicos, Kathryn Bigelow dirige manteniendo la tensión (con algún bajón en su segundo tercio) y con una excelencia formal que supera a su obra predecesora. La fotografía de la secuencia final es realmente magnífica, alternando los infrarrojos con la oscuridad nocturna. Y Desplat firma una composición muy discreta pero bastante funcional (que personalmente me gusta más que la de Argo). 
Vamos, que me tengo que ir retrayendo de lo dicho sobre La noche más oscura en las últimas dos entradas. Tras esta experiencia de dos horas y media, tengo que reconocerlo y decirlo bien claro: hasta ganas tengo de volver a ver En tierra hostil, porque a partir de hoy, Kathryn Bigelow pierde mi tirria, y se gana mi más sincero respeto.
NOTA: 8



Lo mejor: Jessica Chastain. Pese a sus dos horacas y pico, la película resulta entretenida gracias a la mano de Bigelow. Da que pensar.
Lo peor: cierta ambigüedad en ocasiones.


PD: como la crítica ha salido más seria y menos chorra de lo que solemos, permitidme decir dos últimas cosas: Primera: jaaajajaja, la protagonista se llama Maya, como la abeja, ay, pringá. Y segunda: ¿Cómo se llamaría esta película si la hubiera dirigido Quentin Tarantino?... ¡Kill Bin! Y ya.

7 comentarios:

daniel dijo...

Venga, que ya le dejamos la tirria a la Bigelow :D eso es un gran paso ^^.

Del film opino lo mismo, salvo que me gustó un poco más, y ese plano final aunque algo ¿confuso? me parece igual de estupendo, honesto, real, sublime. No sé, me he enamorado del film :)

Abrazo.

P.D: La abeja Maya, joder, no se te escapa nada :P

Dante Martín (Criticón 5.1) dijo...

Buenísima crítica Isidro.
A mi me encantó, al igual que The Hurt Locker (cosa que a ti no) pero tras un día de meditación, aunque me ha gustado mucho Kill Bin, me sigo quedando con la anterior y ganadora del Oscar.

Saludos y me alegra tu retorno!! :)

Elisaul Guevara Heredia dijo...

Estupenda critica, aunque no soy el mayor fanatico de la directoras ni de la propaganda estadounidense, si le tengo muchas ganas a este filme, no se, tal vez es la cinematografia lo que me atrae. Por cierto, yo iba leyendo la critica diciendo "vaya, roke esta muy serio" y cuando llegue a esos chistes finales, me dio risa como siempre.

Saludos.

Roy Bean dijo...

Prefiero no leerte, pues no he visto aun la película, y me gustaría llegar "virgen" si puede ser, pero no te quepa duda que pasaré por aquí a leer la reseña cuando la vea.

Abrazo
Roy

manipulador de alimentos dijo...

'La noche más oscura' me ha dejado desconcertado. La peli se ve bien pero tras todo lo escuchado resulta decepcionante, dubitativa, irreal? Bigelow nos pretende convencer de un acontecimiento, basado en una gran mentira, de primera con una historia de tercer orden. Van a intentar borrar 'la gran mentira americana', con una mera demostración de fe sobre una cuestión de suerte, de meras estadísticas? Un saludo!

Alvaro dijo...

No sé si me anime a verla...Después de todo, Kathryn Bigelow no es precisamente una santa de mi devoción, y tampoco soy muy aficionado a ver esa clase de filmes, pero tal vez termine dándole alguna oportunidad en el futuro.

Roke Molina dijo...

Daniel: cada día que pasa me gusta más la película, y a día de hoy la escena final me parece un acierto total, es una imagen preciosa.

Dante: ¡gracias! Definitivamente tengo que volver The hurt locker, puede que la vea con otra perspectiva, y recuerdo que 3 de sus cortometrajes (porque me parecía una recopilación de cortometrajes) estaban chulos.

Elisaul: gracias por las palabras, amigo. Efectivamente, esta crítica quise hacerla todo lo seria que mi mente fuera capaz porque el tema del que va lo merece. Si no la has visto aún, ¡hazlo! Te digo, tiene poco o nada de propaganda patriótica, ¡por eso no temas!

Roy Bean: Imagino que ya la habrás visto, igualmente la crítica no destripaba mucho. Pero haces lo que yo. No suelo leer críticas hasta que veo la película para que no me altere mucho mi predisposición, que intento que sea neutra siempre.

Manipulador de alimentos: ¡bienvenido al blog! Te entendo, pero yo precisamente no he querido entrar en teorías sobre lo que realmente sucedió, y he preferido valorar la película como un thriller bien ejecutado, crítico y que abre las puertas a debates de este tipo.

Álvaro: quizás hable exaltado porque a mí me sorprendió (porque no esperaba nada bueno y tampoco me suelen interesar estas películas) pero es de lo mejor que he visto de 2012. Es una película que hay que ver.

¡Gracias a los seis por vuestros comentarios!