24/6/12

Crítica: John Carter

CRÍTICAS
JOHN CARTER
2012, Andrew Stanton


John Carter se estrenó sin pena ni gloria el pasado marzo. La verdad, fue un fracaso para Disney que tenía intenciones de franquicia. Teniendo en cuenta el dineral que costó y lo poquito que ha recaudado, ya nos podemos despedir de las secuelas. Y es una pena, los blocbásteres que se marca Disney suelen ser películas bastante decentes y entretenidas, que a veces caen en gloria (la genial primera trilogía de Piratas del Caribe), y otras, en desgracia (Prince of Persia). Es un rollo que John Carter no lo haya petado, porque está bastante bien. Yo al menos contribuí y me lo pasé pipa en el cine, pero la ilusión de un petardo flipado no es lo bastante fuerte para sacar a flote una saga.
La película la dirige Andrew Stanton, fichaje de Pixar, responsable de joyas como Bichos, Buscando a Nemo y WALL•E, y supone su primera incursión en el cine de acción real. En un primer momento tenía mucha curiosidad por ver cómo se las apañaba Marlin por otros mares, aunque pensaba que la película iba a ser una especie de Shorts: la piedra mágica (“¿y eso qué coño es?”) pero con viajes espaciales de por medio. No tenía ni idea de que la peli se basaba en una novela del año de la reconquista, Una princesa de Marte, y que era toda una historia épica de aventuras fantasiosas. Y lo cierto es que la película, desde ese punto de vista, cumple bastante.
Pero el primer gran problema que la Tierra le achaca a esta peli es que, vale, muy épica, muy entretenida, pero se ha visto como tropecientas veces antes. Y tienen razón, la historia no es que sea precisamente original para estos tiempos, pero cuando se creó sí que lo era. Además hay que tener en cuenta que se ha bebido de esta novela bastante, desde Georgie Lucas con Star Wars hasta Jimmy Cameron con Avatar. Pero casi mejor que no se haya adaptado al cine hasta ahora. En los ochenta con marionetas cutres habría quedado algo con encanto, pero toda la imaginería de bichos verdes que tiene esta peli es para disfrutarla con unos efectos especiales de acojone.

Y es que estéticamente es genial, desde los enormes desiertos coloraos perfectamente fotografiados, hasta las ciudades imposibles. Pero en especial los marcianos: los bichos equivalentes a caballo molan, los bichos equivalentes a humano molan más, con esos cuernos y esos cuatro brazos, pero es que el bicho equivalente a perro enamora. Gula es un encanto y me recuerda enterita a mi Nona, que es una buldog inglés (pero española, ¡qué cosas!). Y no solo es molona visualmente, las sociedades que propone son muy interesantes, y la banda sonora queda muy bien y tiene un par de temas muy chachis.
Pero no, la peli no es perfecta, y la verdad, que nada más empezar se vean descender desde el cielo con el sol a contraluz a Buda, a Don Limpio y al Calvo de la Lotería de Navidad vestidos de Sara Montiel, pues corta un poco bastante el rollo. También peca de tener un villano muy poco carismático, “voy a conquistar a todos los marcianos con mi puntero láser azul de los chinos (de los chinos de Marte, que son como los de la tierra, pero se les entiende menos cuando hablan español) que me han regalado las calvas travestis”... pues vale, to’ pa’ ti. Y, por mucho que la quiera defender en ese aspecto, es verdad que que la historia nos resulte tan convencional no ayuda a disfrutarla al 100%. Pero coño, también tiene su puntillo interesante, véase el final, muy inteligente y que cierra de manera genial la peli (menos por eso de poner “JCM” con música épica de fondo sobre el último fotograma, que queda tan cutre como las montieles calvas).
A mi gusto le faltó un poco más de mala leche, tiene escenas alucinantes como la pelea con los gorilas blancos, pero con la batalla final te quedas “¿ya está?”. Pero no está nada mal, es una buena peli con una calidad audiovisual magnífica y teniendo en cuenta el tipo de producto que es no entiendo por qué el gran público ha pasado tanto de su cara. Y es una pena, porque Gula se merece una peli para ella sola. Escribiré un guion chorra y grabaré un corto cutre de prueba con mi Nona de actriz principal. Uggie, te vas a quedar helao. “¿Pero que mierda de final de crítica es esto?”.
NOTA: 6
 

Lo mejor: Visualmente es una chulada. Los marcianos verdes, en especial, Gula (¡si es que hasta el nombre le hace honor a mi Nona!).
Lo peor: los Varys de neón y visón. Que no haya tenido el éxito comercial que se merece.

PD: Desde que he caído en la cuenta que Alicia emburtoná es de Disney me he pensado seriamente corregir lo dicho en el primer párrafo.
PD2: Shorts: la piedra mágica es una de esas pelis happy meal de Robert Rodríguez que solo le gustan a los lobotomizados y a mí, ¡pero es que molan, joder!
PD3: Habría que verme a mí hablar en chino de Marte.
PD4: Se acabó lo que se daba por hoy. Como véis regresamos después después de unas semanas de parón. A ver si pillamos el verano con ganas y escribimos cosas más interesantes que lo acabáis de leer. Saludos.

4 comentarios:

Pabela dijo...

A mí la verdad me gustó bastante, también me entretuvo y me hizo reir en las escenas donde trata de caminar en marte. Es cierto que no es perfecta y llama la atención que realmente haya sido pésima en recaudación cuando no todos han hablado tan terriblemente mal de ella! Cosas de la vida, quizá con el tiempo se tiña de más nostalgia aun y la rescaten del olvido!

Roy Bean dijo...

Yo la he visto, y ya la tengo olvidada, con eso digo bastante. De todas formas en su momento que era pasar un rato, cumplió su cometido, pero nada más.

Saludos
Roy

Ktaná dijo...

es cierto muchas películas caen en lo mismo , reconozco que la vi y me gustó bastante , pasó como con Bridge to Terabithia , una pelí a mi juicio mas que encantadora , con un gran mensaje y pasó desapercibida al menos acá en Viña , la sacaron de la cartelera rapidamente para poner otra estúpida película ...pero así son las cosas

Roke Molina dijo...

Pabela: ¡esa escena es genial! Pues espero que tengas razón y el tiempo la ponga en su sitio, pero me da que caerá en el olvido.

Roy: comprensible, vamos, a mí no es que me mate, pero me gustó y teniendo en cuenta que otras pelis tienen tanto éxito me extraña que esta no siendo bastante competente. Dicen que hubo problemas con la promoción, quizás eso le afectó.

Ktaná: ¡Primero te quiero dar la bienvenida al blog, Ktaná! Un puente hacia Terabithia me resulta algo almibarada para mi gusto, pero quizás no la metería en el mismo saco que John Carter porque esta sí es un gran superproducción. Pero sí es cierto que es una peli la del puente que no se recuerda mucho. Puede que injusto, teniendo en cuenta otras cosascrepúsculo, ejem, ejem, que sí tienen tanto éxito.

Saludos a los tres y muchas gracias por pasaros y comentar, ¡os merecéis una pata jamón cada uno!